Os decimos como sustituir la manija de vuestra puerta

Saber tomar decisiones es fundamental en todos los aspectos, y, el hecho de que queráis cambiar una manija de vuestra puerta por una nueva y más resistente, es una muy buena decisión, para hacerlo os decimos que, si queréis ahorraros un dinerillo extra y evitar llamar a un cerrajero profesional, os decimos que podéis cambiarla vosotros, seguid leyendo el post que os hizo una serie de pasos para cambiar la manija de vuestra puerta, es fácil y os llevará poco tiempo.

Cambiar la manija de vuestra puerta por pasos

Primero deberíais echar mano de un destornillador y de una vez quita los tornillos que tiene la manija, después de que hagáis esto, retira la manija y las placas decorativas de vuestra puerta, eso sí, con precaución si no queréis rayar vuestra puerta.

Después, tenéis que quitar la varilla, que no es más que una especie de tornillo largo y rectangular, el objetivo de esta varilla, también llamada vástago, es unir las manijas delantera y trasera de vuestra puerta, ahora, tenéis que revisar si la nueva manija se puede adaptar a esta varilla, por lo que sí es afirmativo, medio trabajo estará hecho.

Ahora bien, es casi imposible que las placas decorativas de vuestra nueva manilla encajen con las anteriores, en caso de que las nuevas sean más chicas, lo que tendréis que hacer es, primero, debéis limpiar la puerta para quitar suciedad, y conseguir que la placa decorativa quede perfecta. Si tenéis que tapar los orificios de las anteriores placas decorativas, tendréis que usar pasta reparadora, obvio que de muy buena calidad, y que tengan dos tipos de masas. Mezclad las masas hasta que queden homogéneas y aplicad la pasta y tapa los orificios, después de que estén tapados, debéis poner pintura, preferiblemente que sea del mismo color, o parecido.

Debéis dejar secar la pasta antes de colocar la pintura, y debéis dejar secar bien la pintura antes de colocar vuestra manija nueva, luego, debéis meter la varilla, tendréis que cercioraos de que la varilla sobresale de ambos lados de la puerta. Ahora solo os queda colocar vuestra nueva manija y atornillarla correctamente, por último, debéis poner las placas decorativas y colocadles los tornillos correspondientes. ¡Y listo! Habréis puesto vuestra propia manija.

Breves consejos sobre las manijas

Primero, antes de cerrar vuestra puerta, tenéis que probarla, tenéis que ver si vuestra manija gira correctamente, que al cerrar con llave la puerta, las manijas quedan trancadas y verificad si el traspié de la cerradura se mete de manera correcta cuando mováis la manija de vuestra puerta, si todo funciona bien, no vais a tener inconvenientes para abrir y cerrar vuestra puerta.

Como es obvio con los reemplazos, debéis comprar manijas de excelente calidad, nunca compres manijas baratas y que a simple vista sean de materiales mediocres, de mala calidad y que espanten al verlos. Si hacéis caso omiso y os ponéis a comprar baratijas, las manijas se os deteriorarán al poco tiempo y perderéis la inversión, y la manija, por supuesto. Las manijas de calidad precaria se suelen partir, corroer y oxidar en muy poco tiempo, por lo que, además de afear vuestra puerta, os puede dar una desagradable sorpresa al fallar.

Haz todo lo posible, lo que esté a vuestro alcance para comprar las placas decorativas del mismo diámetro y tamaño de las que tenían las manijas viejas, si conseguís una de igual tamaño, no tendréis que tapar hoyos en la puerta, lo que os ahorrará bastante tiempo y algo de dinero, puesto que, al tapar hoyos, necesitas de la pasta reparadora y de pintura, si vuestra puerta es de color no tendréis problema, pero su vuestra puerta es de madera, la tendréis un poco difícil ponerle una pintura, por lo que si os importa mucho la estética, tendréis que pintar la puerta entera.

Si las manijas las tenéis del mismo estilo en todas las puertas de vuestra casa, por mantener el atractivo de la misma, tendríais que cambiar las manijas, os decimos por mera estética, ya que en las casas generalmente por mantener la uniformidad y los costos, las manijas suelen ser iguales en todas las puertas, ahora, si una manija está rota y en la estado, pues deberíais cambiarla a la brevedad.

Llamar al cerrajero para cambiar vuestra manija

Como habéis podido leer en este post, no necesitáis a alguien de la NASA para que os cambie la manija de la puerta, con los pasos que os describimos os resultará muy fácil, si eres de las personas que intentan hacer o arreglar cosas por vosotros mismos, os recomendamos que intentéis cambiar vuestra manija, lo más resaltante es que estas pequeñas cosas os darán confianza para seguir arreglando o cambiando objetos en vuestra casa o en la de vuestra familias, y lo más importante, ahorrarás pasta.

Si no podéis cambiar la manilla de la puerta porque tenéis trabajo, no sabéis como hacerlo, nunca habéis hecho algo de reparaciones en vuestra casa u os da temor hacerlo, o lo habéis hecho, pero lo habéis hecho mal, siempre tendréis que echar mano del profesional en cuestión. Un cerrajero podrá haceros el cambio de vuestra manija por un módico precio, pero recordad que los precios varían.

Si os ha pasado que tendréis que cambiarla de urgencia porque habéis sufrido un percance vuestra manija tarde en la noche, podéis llamar a un cerrajero a domicilio las 24 horas, por supuesto que os harán un buen trabajo y rápido, pero estos servicios son un poco más costosos, así que, si estáis dispuesto a pagar y tenéis dinero, siempre es una opción.

¿Qué tipo de manija debo poner en la puerta?

Como siempre pasa, os tenéis una amplia variedad de productos de manijas y de placas decorativas, como cada cabeza es un mundo, el estilo y el diseño queda a vuestro gusto, lo que os podemos recomendar es que elijéis buenos materiales, que sean resistentes y duraderos, así, tendréis unas manillas que son agradables a la vista y sobre todo de buena calidad.

Las manijas vienen de colores plateados, dorados y colores bronce, así que, según tu estilo y decoración de vuestra casa, podéis escoger, solo recuerda que no todo diseño bonito esconde una buena calidad, así que tendréis que sopesar eso muy bien. Ahora bien, sería magnífico si, además de que es la manija que queréis pudiese encajar en los agujeros de las placas decorativas anteriores, sería una total comodidad, si no, tendréis dos opciones; o comprar un diseño que se adapte a esos hoyos o haced lo que os recomendamos anteriormente en los consejos.

Así las cosas, todo depende de vuestro estilo, necesidades, economía y si estáis dispuesto a seguir estos pasos y recomendaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *